Arqueología de bocata y paracetamol..

Todo los que necesita un arqueólogo...
Todo los que necesita un arqueólogo…

Mi amigo Henri Catania, me ha mandado esta foto. ¡Tremendo, este Catania! En su opinión, esto es lo que necesitaría cualquier arqueólogo en un trabajo de campo: agua, bocata, libreta y boli, unas monedillas para llamar desde alguna cabina roñosa y algún aliciente químico para paliar resfriados o ataques víricos varios. Es otra imagen que vale más de mil palabras, y esto me recuerda los comentarios leídos en un blog español, de un buen amigo arqueólogo :

http://arqueoart.blogspot.com.es/2013/11/una-imagen-vale-mas-que-mil-palabras.html

Me viene a la mente -otra vez, y ya van unas cuantas- las nuevas tecnologías que se emplean en la investigación arqueológica. Los 3D, la fotogrametría o la instrumentación de laboratorio es muy útil y sin duda, necesaria para perfeccionar nuestro campo, y para obtener mejores resultados. Sin embargo, qué lejos me quedan esas largas “pateadas” por campos de cereales, esos picotazos de mosquitos, grandes como gallinas hueveras, esas carreras perseguidos por toros o por perros, y esos disparos de escopeta de cartucho de sal de un paisano, molesto con los forasteros “que sólo miran al suelo”. Echo de menos también esas garrafas de vino seco y avinagrado que teníamos para quitar la sed (ahora se bebe “geitoreid”, porque somos mu finos); echo de menos los bocadillos de salami rancio que costaba dos euros (ahora se llevan los compuestos vitamínicos y los sandwiches de paté de tomate y queso, porque somos muy “chic”); echo de menos las botas altas de piel de camello, que te dejaban ampollas como kiwis  (ahora llevamos las “quéchua” con el pin de la paloma de la paz). La verdad es que si se puede trabajar a gusto, mejor, pero a veces echo de menos estar bien jodido mientras trabajo…

Conclusión. Cuán bien/mal hace una imagen (aunque sea virtualizada). Menos mal que de vez en cuando me junto con bataneros del centro de España -y fría-, que me recuerdan que no hace falta hacerse la imagen a semejanza de nadie, y que cada cual tiene una forma diferente de lamerse su “pijo”.

Va por vosotros, compañeros. Sigamos haciendo “imágenes”.

NmA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s