Yo SI voy a estar…

Querid@s compañer@s:

Mis amigos de Madrid, en España, están organizando una gran movilización a favor de la Cultura. La cultura lo es todo. La cultura es la música de The Dubliners que escucho cada día de camino a Leitrim. La cultura es mi amado trébol Shamrock, es mi whisky y mi querido Celtic. La cultura son las fiestas, las tradiciones del Imbolc y mi Irish stew para comer. La cultura lo es todo. La cultura son hasta los farsantes que venden ilusiones, las brujas de la noche y los bingos de madrugada. La cultura son los malabaristas de París, las trattorias italianas y los burdeles de Bucarest. Por ser, la cultura son los charlatanes de las televisiones españolas, las tonadilleras y los casacas rojas británicos. La cultura es todo lo que somos…

En España no quieren eliminar la cultura, pero sí la quieren poner un precio, un bozal, una correa, y por si acaso, una rienda. Quieren ponerle un código de barras. Quieren aparcelarla , amancebarla y aristocratizarla. Una vez vivimos en una Europa parecida, chapada de intolerancia. Ahora quieren almacenar la cultura en chavolas fabricadas de artificios burocráticos. ¡Pues no!

Yo voy a estar el domingo 9 de marzo en Madrid. Mi amigo Lancaster me consta que también estará. Porque la cultura es tolerar. La cultura no se mete en bolsas de cierre fácil. La cultura no se puede comercializar, porque no se puede ni se debe cotizar. Muchos países lo han pretendido. Se llaman dictaduras, y muchos han visto como la cultura se manipulaba, la música, la literatura, las artes, las ciencias, las creencias… Eso no se puede permitir.

¿Y qué pasa con mi arqueología? Mi bienamada arqueología que tantos años ha estado supeditada a los designios de la aristocracia, ahora queda supeditada a un lobo llamado administración. No lo podemos consentir. Muchos compañeros de España se van a levantar el domingo queriendo decir NO a una muerte lenta de la cultura. Porque NOSOTROS SOMOS CULTURA, como apalabra el lema de la concentración. Unos dirán que seremos un grupo de desarrapados quejándose por todo. Otros dirán que son cuatro “perro-flautas” entonando cánticos en contra del sistema. Pues bien, y yo me pregunto: ¿por qué no quejarse del sistema si quiere arrebatarnos lo que somos? ¿Y por qué no hacerlo si el sistema no funciona? SOMOS CULTURA, y desde aquí, desde mi silla de piel, desde mi casa en el condado de Sligo, os digo que cogeré un avión y estaré con mis compañeros de España. Porque ellos no luchan por la libertad, ni por los derechos, ni siquiera por la justicia. Ellos, escritores, músicos, arqueólogos, científicos, profesores, todos ellos, lucharán por la CULTURA…

Yo, compañero arqueólogo, SÍ voy a estar el 9 de marzo. Y tú, amigo, también deberías estar.

Cordiales saludos de tu amigo.

NmA.