Encontrada la tumba de un arqueólogo…

Un equipo de la Universidad de XXXX localiza el cuerpo de un arqueólogo perfecto

En la tumba se han hallado copias de Memorias Finales entregadas a tiempo, así como artículos científicos o cartas de apoyo a colegas de profesión.

Los directores de la intervención no daban crédito. Entre una maraña de sepulturas de grandes popes de la Arqueología del siglo XXI se ha localizado el cuerpo de un individuo, también arqueólogo, pero con un ajuar de los más extraño e inusual. La intervención se inició a fin de conocer bien cómo eran estos personajes del pasado, conocer sus inquietudes, su trabajo y sus herramientas. Tras abrir una amplia extensión se localizaron cientos de cuerpos de individuos dedicados a la arqueología entre finales del siglo XX y el inicio del siglo XXI. En sus tumbas se localizaron los mismos objetos de culto y trabajo, a saber, manuales antediluvianos de metodología, cepillos, equipos de dibujo, botas y todo tipo de útiles de trabajo de campo. Ninguno de ellos sorprendía a los investigadores. “De hecho, era lo que ya se explicaba en algunos monográficos de la época, como cascos de obra, guantes, ropa vieja y todo un repertorio de instrumentos, algunos muy elaborados, como cámaras de fotos o tabletas informáticas”, según cuenta uno de los miembros del equipo.

Sin embargo, nadie podía predecir lo que se iba a descubrir en la sepultura número XX-X. “Estaba aislada de las demás, y nada predecía lo que íbamos a descubrir. Ha sido un gran hallazgo”, comenta el mismo técnico que descubrió lo que parecía ser otro arqueólogo, pero cuyo ajuar distaba mucho de lo que se había encontrado en los demás. Junto al cuerpo, a la derecha, se localizaba el primer objeto sorprendente. “Era una copia de todas las Memorias Finales de intervención. Las Memorias Finales debía entregarse en un plazo de tiempo, y este individuo las tenía todas entregadas en plazo. Ha sido toda una sorpresa”, incide uno de los técnicos. Este hallazgo se complementa con otro de igual relevancia para el equipo de investigación. Junto a estas Memorias fueron depositadas cientos de cartas de apoyo a sus colegas de profesión. Según indica el director de la intervención, “esto es absolutamente inusual, ya que por norma, los arqueólogos de la época tenían por deporte el tirarse los trastos unos a otros, desprestigiando sus trabajos o tratando de arrebatarse las intervenciones unos a otros. Y sin embargo, este individuo les apoyaba con cartas. Es increíblemente inusual”.

Otros objetos sorprendentes encontrados en la tumba de este individuo son diferentes publicaciones científicas con los resultados de las Memorias Finales, anteriormente referidas, así como varios carnets de suscripción a colectivos científicos, como a un Colegio de Arqueólogos. También se han encontrado algunos utensilios propios del trabajo de campo, y comunes al resto de sepulturas, como varios paletines y piquetas, una pala y diferentes útiles de trabajo de precisión. No obstante, a diferencia de las otras tumbas, “éste ajuar tiene marcas de haber sido usado mucho más que los utensilios de las demás tumbas”, asegura una investigadora. Para completar este sorprendente ajuar, a los pies del cuerpo se han encontrado algunos libros que no tienen nada que ver con la arqueología, como un libro de cocina o un carnet de socio de un club de fútbol. “Solían ser muy, pero que muy aburridos, y sin embargo, este personaje disponía de tiempo libre y lo dedicaba a su propio ocio. No nos extrañaría que tuviese pareja”, asevera otro miembro científico del grupo.

Para los investigadores es muy importante este hallazgo, ya que “demuestra que no todos los arqueólogos del siglo XXI eras hedonistas, egocéntricos o prepotentes. De hecho, hasta hace poco se llegó a la conclusión en un congreso internacional de que los arqueólogos del siglo XXI eran rematadamente idiotas. Este hallazgo cambia un poco nuestra perspectiva”.

Los restos serán llevados a un laboratorio para saber ahora si es un hombre, o una mujer…

Anuncios

Arqueología S.A. La prima de “risco” toca techo

Estimados amigos;

Hace una semana mi amigo Henry Catania me mandó una carta pidiéndome consejo acerca de un presupuesto para una pequeña excavación arqueológica. Naturalmente, le aconsejé como mejor pude… Sin embargo, mientras estaba pensando en el desglose de precios, mi mente pensaba a la vez en los precios “de risa” que la competencia estaba empezando a asumir. Naturalmente, esto es ley de vida y algunos lo llaman la ley de la oferta y la demanda, o la ley de competencias… Para mí, todo esto ha llevado a convertir mi sector en una patraña feudal y en un cortijo de mercenarios más propio del contrabando. Mientras Henry sollozaba porque “no le daba para vivir”, yo pensaba para mis adentros: “cabron, ¡si te has forrado en los tiempos de bonanza!”. Es mi amigo y es un buen arqueólogo, pero ha contribuido a que nos arrastremos por una vaca moribunda y que vendamos nuestros rastrojos por cuatro perras.

A los dos días, mi buena amiga Corina me llamó para comentarme que iba a comenzar una intervención arqueológica al sur de Francia, pero que no iba a cobrar ni un euro porque una institución científica -que no oficial- le “patrocinaba” la excavación. ¿Patrocinaba una excavación? Yo recuerdo patrocinios como el de mi adorable equipo de fútbol del Celtic, el patrocinio de Guinness en los conciertos de U2, o Patrocinio, un viejo amigo de mi padre. Pero, ¿patrocinar una excavación? Claro está, luego me enteré del guión completo y maldije a Corina, aunque también es una gran amiga mía. Algunas instituciones -públicas o no- echan mano de los colectivos y asociaciones para llevar a cabo intervenciones arqueológicas. Eso está muy bien, porque se fomenta de alguna forma la investigación. Sin embargo, resulta que esas agrupaciones de profesionales, con todo su buen hacer y toda su buena voluntad, pagan de sus bolsillos el trabajo que debiera hacer el Estado. ¿Es una oportunidad para los investigadores o es una artimaña de las administraciones e instituciones para hacer el trabajo gratis? ¿Dónde queda entonces, el sector profesional? 

Finalmente, hace poco más de tres horas he hablado con mi singular amigo Lancaster. Me ha llamado muy alterado porque un cliente suyo no le quiere pagar los trabajos de excavación que ha hecho al sur de Marruecos. Unos trabajos que le han supuesto perder mucho dinero y el emplear su tiempo y conocimiento. Resulta que si la empresa contratante no cobra sus “dineros” no puede -o no quiere- pagar sus trabajos. ¿Acaso es mi puta culpa y/o mi puto problema? ¿Acaso hemos llegado ya al momento en que “pagarás el pan con el sudor de quien contrata, si es que le sale de los mismísimos”? Todo esto sucede recién empezado el año 2014, un año de resurgir económico a nivel mundial. Un año de esperanzas, de ilusiones, de buenos presagios, bla, bla, bla…

Conclusión, y aquí empiezan los guantazos (agáchate, lector). Cojo prestada una muy buena reflexión que he visto en las redes (https://www.facebook.com/jornadas.provincialesdeetnologia?fref=ts): “La lógica del “…los otros hicieron” y el “…y tú más”, se está convirtiendo en la escusa perfecta para que no se afronten nunca los grandes retos colectivos”

Pretendemos ganar mucho y queremos investigar mucho más, pero no nos paramos a pensar en lo que los demás quieren. La Ley de la Oferta y la Demanda se solventaba en la Antigüedad con invasiones y en la Edad Media con Cruzadas. No seamos hipócritas. Queremos lo mejor para nosotros. ¿Creacionistas? ¿Evolucionistas? ¿Procesualistas? Yo hoy forjo el concepto del “YOISMO”, un concepto nuevo y renovador que es posible que nos abra los ojos de una vez. Estamos perdidos, no sabemos qué hacer y lo peor de todo, no queremos hacerlo. Los arqueólogos seguimos -y seguiremos- mezclados en una batalla contra nosotros mismos y contra el mundo, mientras otros se comen el torrón/la tostada/el mazapán…

Gracias a todo ésto, nuestra “cotización” se desploma en bolsa, la prima de “risco” toca techo y los medios de comunicación siguen tomándonos como unos gilipollas sociales y laborales. Somos una herramienta de compra/venta y nos emplean para la animación socio-cultural de las crías de sapiens (Gracias, amigo Juani. He acudido a tu llamada…):

http://www.antena3.com/programas/el-hormiguero/secciones/camara-oculta-jandro/pinturas-bajamira_2014010700249.html

http://arqueoart.blogspot.com.es/2014/01/y-la-ignorancia-es-la-fuerza.html

“¿Qué nos queda al final del camino?”, me preguntaba mi amigo Catania. ¡Pero si no hay camino!, le respondí. Nos hemos salido casi definitivamente de la senda, nos hemos metido campo a través y encima, no queremos ir en grupo. ¡Pues nada! A nuestra manera. Seguirán “despollándose” de nosotros los medios, la clase política y el colectivo de fabricantes de cucos tendrán mejores condiciones laborales que nosotros. Eso sí, que nadie nos quite el jamón, ni las ganas de ser españoles ni las excavaciones de veranito para broncear el entreteto… Ahí queda eso.

(Feliz Año, amigos) un abrazo.

NmA.

¡Una ración de Hititas de pollo!

Hoy me apetece ser especialmente “arisco” y ácido, pero ya sabes cómo somos los irlandeses, amigo mío lector, que tratamos los temas buscando tu ira y tu respuesta irracional. No me lo tengas en cuenta, pero es que últimamente se le está dando mucho “bombo” al tema éste relacionado con la cultura, la historia y la tradición culinaria en la Prehistoria y Antigüedad. Vamos, que quedamos para ponernos “ciegos” de papeo y “priva”:

http://saboresderoma14.blogspot.com.es/

http://www.abcdesevilla.es/andalucia/granada/20131211/sevi-jornadas-gastronomicas-prehistoria-201312111352.html

http://elcomercio.pe/actualidad/1621652/noticia-hombres-prehistoricos-tambien-daban-sabor-sus-comidas

No está mal pensado, teniendo en cuenta que los arqueólogos nacidos entre 1950 y 2010, así como sus allegados familiares, las pasan canutas para llegar a fin de mes y llevarse un cacho de pan a la mesa. Pero tampoco vamos a ser crueles, ¡que no! La idea es muy buena, porque si de algo se caracterizaba el ser humano a lo largo de la historia era de comer, de reproducirse y de hacer sus necesidades. En este sentido, y dejando lo escatológico para otra reflexión en el futuro, está muy bien la diversificación de la investigación. Hace no mucho me llegaron rumores de colegas por el Mediterráneo (¡que sí, de España otra vez!) de posibles publicaciones sobre temas tan variados como la tipología de las latas de tomate en conserva, de las marcas de arañazos en paredes de instituciones mentales, o del análisis de las fibras en cepillos dentales desechables. Vamos a ver cómo explico esto. De verdad, es que encontrar unas bragas, por muy medievales que sean… ¡como que no!:

http://www.arkhaiox.com/2012/07/hallan-ropa-interior-medieval-durante.html

Personalmente aplaudo otros trabajos y reflexiones que, sin embargo, nos hacen reír y nos hacen ver la historia y la arqueología con otros ojos u otros “bustos”:

http://laarqueologiadelpresente.blogspot.it/2013/02/ensayo-arqueologico-del-sujetador.html

Lo malo es cuanto se mezclan churras con merinas, y donde algunos ven estatuitas que saludan al estrado, que se sirven cafés, o que te hacen una “butifarra” al pasar, otro ven temblores de tierra:

http://www.abc.es/ciencia/20130626/abci-misterio-estatua-egipcia-mueve-201306261620.html

A lo mejor estamos banalizando en exceso todo esto, ¿no? Es decir, que con el objetivo de tratar de acercar la arqueología a la sociedad, estamos empleando argumentos zafios, insípidos y hasta circenses, ¿para qué? ¿Para que la gente nos haga caso? A lo mejor no necesitamos que nos hagan caso. A lo mejor ellos no quieren hacernos caso, y seguimos dale que dale, como los que dicen que han encontrado vampiros (mañana mismo me pongo a buscar el pene de Rasputin):

http://actualidad.rt.com/cultura/view/105002-desvelan-misterio-cementerio-vampiros-polonia

Y hablando de penes, ¿vosotros pondríais este titular para vuestro yacimiento? ¿Es esto serio, o es que yo me he vuelto un soso de enciclopedia?:

http://conciencia20.pd2.iup.es/2011/01/27/un-gran-pene-corona-un-nuevo-yacimiento-arqueologico/

Mientras seguimos ocultando nuestras verdaderas carencias –que no las del pene- haz la prueba, amigo lector, de meter en cualquier buscador “destrucción de yacimiento”, y verás el resultado. Hoy por hoy, en la red de redes lo más buscado sigue siendo Cristiano Ronaldo, Belén Esteban, fiestas de mi pueblo o colección Armani Primavera-Verano, pero te convido a que hagas la prueba… Sólo un adelanto:

http://antigua.revistaelobservador.com/index.php/component/content/1125.html?task=view

http://actualidad.rt.com/sociedad/view/106224-inmobiliaria-destruir-yacimiento-preinca-peru-kapaqsumaqayllu

http://www.diarioinformacion.com/benidorm/2013/05/20/particular-destruye-yacimiento-ibero-finestrat-ampliar-local-comercial/1375647.html

http://aavvmadrid.org/Noticias/La-ciudad-patrimonio-de-la-humanidad-destruye-un-yacimiento-arqueologico-del-calcolitico

http://elrincondeegipto.blogspot.it/2013/09/se-destruyen-yacimientos-arqueologicos.html

(Ésta última muy recomendada por la músiquita de peli guarra de los 80, regalo de la casa…)

Cierto y comprobado: los Sapiens somos los más tontos, porque el Neanderthal no lo era, como ya se desprendió de una seria investigación hace años:

http://elpais.com/diario/2008/08/27/sociedad/1219788005_850215.html

No pasa nada porque estamos enrolados en la Marina Mercante de la idiotez suprema (¡oh, capitán, mi capitán!), bregando en asuntos que rozan la difamación y el delito, y dejando que otros cojan harina que es de otro costal:

http://www.miciudadreal.es/2013/08/27/son-de-risa-el-arqueologo-benitez-de-lugo-responde-a-las-valoraciones-del-ayuntamiento-de-valdepenas-sobre-su-investigacion-en-el-cerro-de-las-cabezas/

Nuestros enclaves siguen al descubierto y protegidos por una estrepitosa administración empeñada en hacer las cosas de la peor manera posible:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/06/17/madrid/1371494210_625553.html

Y mientras tanto, mientras que unos se creen que son Tortugas Ninja:

http://www.noticiasabsurdas.com/un-chino-vive-durante-20-anos-en-una-alcantarilla-para-pagar-la-educacion-de-sus-hijos

Otros encuentran perritos con los que alimentar esas absurdas historias de que las pirámides las construyeron alienígenas con la cara de Zidane, o de que JFK está vivo y tiene una finca en los Yébenes…

http://actualidad.rt.com/cultura/view/111839-can-cerbero-puertas-infierno-turquia

Hoy me he pasado, lo se… Será la edad. Espero sepas perdonarme. Recibe un cordial saludo.

 NmA

Arqueología de bocata y paracetamol..

Todo los que necesita un arqueólogo...
Todo los que necesita un arqueólogo…

Mi amigo Henri Catania, me ha mandado esta foto. ¡Tremendo, este Catania! En su opinión, esto es lo que necesitaría cualquier arqueólogo en un trabajo de campo: agua, bocata, libreta y boli, unas monedillas para llamar desde alguna cabina roñosa y algún aliciente químico para paliar resfriados o ataques víricos varios. Es otra imagen que vale más de mil palabras, y esto me recuerda los comentarios leídos en un blog español, de un buen amigo arqueólogo :

http://arqueoart.blogspot.com.es/2013/11/una-imagen-vale-mas-que-mil-palabras.html

Me viene a la mente -otra vez, y ya van unas cuantas- las nuevas tecnologías que se emplean en la investigación arqueológica. Los 3D, la fotogrametría o la instrumentación de laboratorio es muy útil y sin duda, necesaria para perfeccionar nuestro campo, y para obtener mejores resultados. Sin embargo, qué lejos me quedan esas largas “pateadas” por campos de cereales, esos picotazos de mosquitos, grandes como gallinas hueveras, esas carreras perseguidos por toros o por perros, y esos disparos de escopeta de cartucho de sal de un paisano, molesto con los forasteros “que sólo miran al suelo”. Echo de menos también esas garrafas de vino seco y avinagrado que teníamos para quitar la sed (ahora se bebe “geitoreid”, porque somos mu finos); echo de menos los bocadillos de salami rancio que costaba dos euros (ahora se llevan los compuestos vitamínicos y los sandwiches de paté de tomate y queso, porque somos muy “chic”); echo de menos las botas altas de piel de camello, que te dejaban ampollas como kiwis  (ahora llevamos las “quéchua” con el pin de la paloma de la paz). La verdad es que si se puede trabajar a gusto, mejor, pero a veces echo de menos estar bien jodido mientras trabajo…

Conclusión. Cuán bien/mal hace una imagen (aunque sea virtualizada). Menos mal que de vez en cuando me junto con bataneros del centro de España -y fría-, que me recuerdan que no hace falta hacerse la imagen a semejanza de nadie, y que cada cual tiene una forma diferente de lamerse su “pijo”.

Va por vosotros, compañeros. Sigamos haciendo “imágenes”.

NmA.

Triste, pero escatológica historia, de un “Tresdé” y de un “Cuerre”

 

Esta narración sigue el modelo de los cuentos de Elige tu Propia Aventura. No es un ataque hacia nadie, ni es mi intención generar ninguna polémica. Tengo la osadía de dar mi opinión en honor a mi buen amigo Pablo Aparicio, arqueólogo y virtuoso de lo virtual…

 

Un caballero con un bastón blanco y gafas de sol entra en el local de una empresa cualquiera de 3D y virtualización…

 

–          Hola buenos días. Verá, yo venía interesado en poder desarrollar una cosa que tengo, pero en 3D.

 

–          Pues ha venido al lugar indicado, porque en esta empresa trabajamos con la realidad virtual desde hace años, y nuestros trabajos son realmente de calidad.

 

–          Pero, ¿ustedes son capaces de llevar a cabo cualquier trabajo en 3D? Verá, este trabajo es un poco especial…

 

–          Mire, hoy en día la tecnología está tan avanzada que podríamos hacer un 3D incluso de un objeto de menos de un centímetro. No le digo más…

 

–          Lo se, lo se, pero como le he comentado, este encargo es diferente…

 

–          Bueno, salgamos de dudas, ¿de qué se trata?

 

–          Quiero que reproduzcan ustedes en 3D un pedo…

 

–          ¿Disculpe?

 

–          Si, si, lo que ha escuchado usted, un pedo, una ventosidad, un cuesco… Lo que se llama un pedo. Yo se lo facilitaría.

 

–          Pero, ¿con qué objetivo, caballero? ¿Con qué finalidad?

 

–          Con ninguna en absoluto, la verdad. Tengo una pasta gansa y quedaría estupendamente un pedo mío en 3D en el salón de mi casa…

 

Momento del lector. Tienes que escoger una de estas alternativas:

 

OPCIÓN A) Lo siento, caballero, pero aun pudiendo hacerlo, no creemos que sea ni pudoroso ni correcto. Somos una empresa seria y rigurosa, y no podemos realizar este tipo de encargos.

 

OPCIÓN B) Naturalmente, caballero. Realizaremos ese 3D de su pedo en cuestión de semanas. Sólo tiene usted que pasar a esa sala y depositar el material en un frasco, para que podamos hacer un buen “raster”.

 

  1. 1.      Si has elegido la OPCIÓN A, fin de la historia. Gracias por tu lectura y por tu interés.
  2. 2.      Si has elegido la OPCIÓN B, prosigue con la lectura.

 

 –          Además, me gustaría realizar otro encargo. ¿Ustedes se dedican también a la realización de Códigos QR?

 

–          Naturalmente, caballero. Contamos con una tecnología y con una plantilla de profesionales de primera línea, abalados por varios años de experiencia en este sector.

 

–          Lo cierto es que el encargo de este Código QR también es un poco especial, debo ser sincero…

 

–          ¿Quiere usted hacer un Código QR de su pedo?

 

–          No, no, en absoluto. Tengo mucho dinero, pero también soy consciente de que las cosas no se pueden sobrecargar.

 

–          Entonces, dígame, ¿cuál es ese encargo tan especial?

 

–          Pues quería que ustedes hiciesen un Código QR de un eructo mío.

 

–          ¿Disculpe?

 

–          Si, si, de uno de esos eructos que uno tiene a primera hora de la mañana, pero que resultan tan propicios y personales.

 

–          Pero caballero, eso tampoco tiene mucho sentido. Quiero decir que no aporta nada su vida, si me permite el atrevimiento, y menos aportará a su familia, o a la sociedad en general.

 

–          No me importa. Ya le he dicho que tengo mucho dinero que gastar, y lo cierto es que quedaría estupendamente junto al 3D del pedo.

 

Momento del lector. Tienes que escoger una de estas alternativas:

 

OPCIÓN A) Lo lamento mucho, caballero, pero al igual que con el pedo, y aunque nos pueda reportar pingües beneficios, creemos que no tiene sentido realizar Códigos QR de cualquier cosa. De hecho, no creo que sea ni siquiera conveniente para la reputación de nuestro sector.

 

OPCIÓN B) ¡Faltaría más! Le haremos un Código QR de alta calidad, de tal forma que cualquiera que lo localice pueda tener en estéreo su eructo.

 

  1. 3.      Si has elegido la OPCIÓN A, fin de la historia. Gracias por tu lectura, y por tu atención.
  2. 4.      Si has elegido la OPCIÓN B, prosigue con la lectura.

 

 –          No se si resultará demasiado pedir que me den ustedes una tarjeta de este negocio. Se lo digo para poder tener su contacto a mano…

 

–          Pues mire, tiene usted suerte porque precisamente hoy estrenamos tarjetas del negocio, pero no son tarjetas normales.

 

–          ¡Ah! Fantástico, ¿y qué tienen de especial?

 

–          Tienen de especial que no son las clásicas tarjetas de papel de todo el mundo, sino que son tarjetas de visita que usted puede descargarse, por ejemplo, en su móvil táctil. Ya sabe que somos una empresa seria de digitalización y de realidad virtual…

 

–          Es decir, que a no ser que yo tenga un móvil táctil, o la posibilidad de utilizarlo, me sería muy difícil volver a contactar con ustedes, ¿cierto?

 

–          Cierto, caballero. Pero como usted sabrá estamos en la era de los avances y de las nuevas tecnologías. Al igual que usted pide un despropósito, nosotros estamos convencidos de que cualquiera, hoy en día, puede tener acceso a un móvil táctil y poder emplearlo…

 

Un breve silencio es roto por el cliente, quien se quita muy despacio las gafas de sol…

 

–          ¿Y si yo le dijese que soy ciego?…………………………………………………

 

Momento del lector. Tienes que escoger una de estas alternativas:

 

OPCIÓN A) Aceptar que las nuevas tecnologías ayudan, y mucho, a la divulgación del Patrimonio Histórico, pero que no son el objetivo de las investigaciones, sino una herramienta más.

 

OPCIÓN B) Considerar que la realidad virtual y las recreaciones 3D son muy útiles en el campo de la didáctica, pero que lo primero es conocer cómo llegar a la gente, qué es lo que la gente quiere, y cómo lo quiere…

 

Recordad, amigos, debemos divulgar, no vender…

NmA.

Unos excavan con llana, otros se llevan la “pana”…

De lo absurdo y lo no menos absurdo.

El “Ara Pacis” tiene goteras. Pues muy bien me parece. Mientras que en algunos países los arqueólogos se preocupan para que sus monumentos no se conviertan en piscifactorías:

(http://www.ilmessaggero.it/roma/cronaca/ara_pacis_pioggia_augusto_nubifragio/notizie/366698.shtml), 

en otros países los arqueólogos ya tienen bastante con que la administración no les bombardee la línea de flotación:

(http://www.asociacionapiaa.com/nota-de-prensa-consecuencias-del-cambio-radical-de-politica-arqueologica-en-asturias/?fb_ref=widget).

Las novedades, para no dormir, pasan por la situación que se vive en el viejo continente, con la reivindicación de los derechos de los trabajadores en Arqueología. Parece que los compatriotas italianos cogen algo de ventaja:

(http://storify.com/archeologi/riconoscimento-ai-professionisti-beniculturali),

mientras que los colegas de España tienen bastante con oponerse a las nuevas leyes que desprotegen el Patrimonio Cultural:

(http://amtta.blogspot.it/p/sala-de-prensa.html).

Por cierto, y para seguir meando fuera del vaso, Oxford se ha gastado los” cuartos” para  demostrar que hay una relación directa entre el tamaño del trasero y la inteligencia de las mujeres (http://www.santicontreras.com/2013/10/en-las-mujeres-hay-relacion-directa.html).

¡Pero no importa!, porque todos estamos muy contentos de que por fin se estrene próximamente la película de Pompeya, la de Noé o la de Hércules:

 (http://www.youtube.com/watch?v=iJyXuA8suoc&feature=youtu.be&noredirect=1)

 (http://www.youtube.com/watch?v=R6dOiF6ggk8)

(http://www.youtube.com/watch?v=eBq1AupSrLI).

Nota para mi amigo Láncaster Williams: no se te ocurra estrenar tu segunda parte de aventuras a la vez que estos eventos, porque no te comes un colín: (http://eldiariodelancasterwilliams.blogspot.com.es/2013/11/nueva-encuesta.html).

Al unísono siguen resoplando trompetas de avance tecnológico en materia de investigación histórica:

(http://archeomatica.it/ict-beni-culturali/anche-le-catacombe-di-priscilla-su-street-view),

con interesantes trabajos de gente dedicada a la “virtuosidad” del Patrimonio Histórico (¿o era virtualización?) que no dejan de sorprendernos :

(http://pabloaparicioweb.blogspot.it/).

Muchas trompetas para mis delicados oídos, creo yo, aunque sí resopla alguna que otra cornetilla entre trombones, como la publicación de muchos e interesantes monográficos y números de revistas de investigación local:

(http://cecampomontiel.wordpress.com/recm/) avocados, por desgracia, al deceso público porque no tienen entre sus filas al clásico lameculos de turno. Una pena más…

Por suerte algunos colectivos de investigadores repuntan en este mundo de cabronazos:

(http://www.ajipa.es/),

algunos con verdaderos incentivos por y para la sociedad:(https://www.facebook.com/pages/PROYECTO-HUELLAS-educaci%C3%B3n-j%C3%B3venes-y-patrimonio/127318710707248?viewer_id=1043776987),

otros apoyando directamente a los jóvenes investigadores: (http://www.entornojamila.es/).

 Alguno que otro se dedica a discernir, no sin elocuencia, a saber “a qué huelen realmente las nubes”:

(http://pi3dra.tumblr.com/post/66766118303/los-ausonios-un-pueblo-fino-y-seguro),

mientras unos pocos se empeñan en demostrar lo absurdo que se puede ser por beber vino caliente de un brick: (http://www.elmundo.es/cultura/2013/11/20/528c054963fd3dda718b4579.html).

Sólo falta que a algún lumbreras se le ocurra escribir algo de la ruta del Bacalao o de los clubs de alterne, empleando metodología arqueológica (¡avisaos estáis!). Ahora bien, quién soy yo para darle un repaso de la situación de la Arqueología, si ya lo hace fantásticamente mi amigo Jenri:

(https://www.facebook.com/Labdejenri?fref=ts),

y si además, como ya le dijeron a mi amigo Bruce Willis en una de sus películas, “no soy capaz de vigilar ni un vaso de pis caliente”… Y llega la Navidad, y con ella regresa El Lobo…

 NmA.

Castros, huellas, medidas y voluntad: SOPA perfecta!

Queridos lectores;

La pasada semana un grupo de arqueólogos afincados en Extremadura (España) decidieron, ojo avizor, ponerse los delantales. Pero no eran unos delantales cualquiera. Tenían un propósito importante, y no era conseguir uno o dos tenedores. Eran cocineros de los buenos, de carretera y manta, de harina de costal, y de carne a la brasa. Decidieron hacer un menú muy especial…

Como materia prima contaban con un suculento elenco de productos, algunos de ellos procedentes de Azerbayán, Colombia o Argentina. Los hambrientos comensales esperaban ansiosos el bocado. Había hambre de cambiar las cosas, de saciar un apetito que no se había saciado en otros banquetes.

Conforme pasaban los días, los menús iban saliendo bien calentitos, en su mayoría caldos aderezados con divulgación del Patrimonio, con voluntariado en medios rurales, o con códigos QR. Otros, sin embargo, iban bien conjuntados con la gestión, la divulgación y el papel de la sociedad para con la Arqueología… Había platos para todo tipo de boca, y menús para cualquier gusto. Algunos caldos iban exquisitamente combinados con vinos de las Rias Baixas, de Ourense y de Galiza toda. Otros, por el contrario, tenían el abolengo del Levante, de Valencia y más al norte, de la sempiterna Catalunya…

Para los de cuchillo largo, el menú incluía musealización y carnes de Valladolid, talleres didácticos con cochinillo segoviano, reconstrucciones en 3D con migas de Teruel, y cuchifrito salmantino con video-reportajes y cortometrajes. Todo ello siempre acompañado con vinos de Murcia y otros enjuagues de Sevilla, Córdoba y Cádiz. La música y las actuaciones corría a cargo, como no podía ser de otra manera, de las bandas madrileñas…

Los comensales terminaron sus platos. Sin usar ni una cuchara los platos quedaron limpios y rebañados. Habían saciado su hambre por comprender y compartir ideas y experiencias. Los cocineros tuvieron -y siguen teniendo- un aplauso de todos por tan deliciosa obra. Han conseguido crear un precedente muy importante, porque no todo en la cocina es medir el tamaño de las herramientas (sic)… Salieron todos del comedor no sólo saciados, sino esperando y deseando que llegue el próximo rancho, en el que seguro, la SOPA seguirá siendo igual de deliciosa.

Grande UNDERGROUND, grandes vosotros…

NmA.

Day of NO Archaeology

El pasado 26 de Junio se celebró el Día Mundial de la Arqueología, o como se ha publicitado, Day of Archaeology. Fue un día de celebración para el entorno de la profesión, momento que no desaprovecharon los compañeros para expresar sus sensaciones, para mostrar sus proyectos y en definitiva, para defender un oficio, una dedicación y una vida que conlleva mucho esfuerzo, muchos éxitos y también, muchas decepciones…
Leyendo las estupendas entradas, no he podido evitar acordarme de los numerosos ejemplos que en absoluto, dignifican nuestro trabajo. Nadie se ha empeñado en recordar los yacimientos arqueológicos que se han destruido. Nadie ha recordado la precariedad laboral que azota a países como Bulgaria, Portugal o España. Nadie ha puesto énfasis en el expolio incontrolado que se desarrolla en la Europa del Este, y cada vez más en España e Italia. Nadie ha denunciado las tropelías de algunas empresas de “caza-tesoros” que invaden las costas europeas, amparados siempre por las administraciones. Por eso, yo, hoy, declaro oficialmente la celebración del Day of NO Archaeology, no como un ataque contra mi profesión ni contra mis compañeros, ¡Dios me libre!, sino contra una tendencia que nos acompaña constantemente. El egocentrismo, la soberbia y la ingratitud por el trabajo ajeno, que caracteriza a todos los que desarrollamos esta profesión (yo el primero) va a terminar por desvirtuar, más aún todavía, esta profesión.
Yo esperaba algo más de este Day of Archaeology… Pero enhorabuena a los participantes.
NmA.

Saludos, amigos…

Estimados amigos, amigas, compañeros y compañeras…

Hoy comienza la andadura de éste, mi pequeño espacio de reflexión personal. Muchos de vosotros me conocéis. Otros no me conocen, pero lo harán. Y otros muchos más desearían no haberme conocido jamás. ¡Qué más dará! No nos traen a esta tierra para agradar, y si lo intentamos será inútil, porque el Santo Padre ya nos tiene enfilados con una madeja. Me llamo Neill Mac Allister, soy arqueólogo de aquí, de allí, y de más allá. Irlandés de nacimiento, comencé mi andadura en esto de la llamada “arqueología” hace ya unos años, y desde entonces sufro dolores de espalda, de piernas, de brazos y de hígado. Pero eso no es lo peor. Veo cosas que me cabrean, y aquí me gustaría expresarlas…

¿Será porque necesito desahogarme? ¿Será nuestro egocentrismo irracional, el de los arqueólogos, el que nos obliga a hablar sólo de nuestros éxitos, y no de nuestros fracasos? Será eso. Yo, amigos míos, estoy harto. Cada día que escucho una de cal (“se han encontrado unas piedras extraordinarias…”) y otras de arena (“… pero han sido destruidas”) me llevan los demonios. Por eso mi “viejo” me recomendó  la abstracción por medio de un buen whisky de veinte años…

No, es mejor hablar de arqueología, alto, claro, con chulería pero respetando al prójimo. Por eso he creado este espacio. ¡Habla, amigo! O de lo contrario Cú Chulainn te machacará vivo…

Cordiales saludos, de vuestro amigo…

Neill Mac Allister